Gestión Técnica

Agricultura / Los riesgos del monocultivo

Cultivos de cobertura: una alternativa sustentable

Con su utilización se equilibra el balance de carbono en el suelo y aporta una mejora significativa a las propiedades físicas y a la fertilidad del suelo


Desde principios de la década del 90 se registró un avance sostenido en la producción agrícola nacional, con un crecimiento extraordinario de la superficie destinada al cultivo de soja en la región pampeana y extrapampeana. Esta situación se potenció con la rápida incorporación de la soja transgénica asociada al sistema de siembra directa, que posibilitó su cultivo en áreas marginales y en suelos con limitaciones para la agricultura convencional.

La intensificación productiva, sin las rotaciones adecuadas, ha generado especialmente en los últimos años, procesos degradatorios de suelos con disminución de su calidad. El cultivo de soja aporta un rastrojo rico en nitrógeno, que se descompone rápidamente, dejando muy escasa cobertura sobre la superficie del suelo. Debido a esta misma causa, la incorporación de materia orgánica es muy escasa con lo que la estructura del suelo tiende a volverse inestable y a densificarse. El monocultivo de soja no puede contrarrestar la densificación estructural por la causa mencionada y además porque el sistema de raíces genera menor cantidad de bioporos y agregados que las raíces de las gramíneas, tales como el maíz, el sorgo y el trigo. Cuando se realizan varios años de monocultura sojera, el suelo tiende a densificarse, a formar "pisos" o capas endurecidas que a su vez limitan el crecimiento de las raíces, y en algunos casos, determinan el cambio de dirección de las mismas.

Tal lo comentado, el proceso de expansión e intensificación productiva junto con la simplificación de los sistemas productivos, ha conducido a la disminución de la cobertura de residuos sobre el suelo. Esta situación tiene implicancias no solamente sobre el posible incremento de los procesos erosivos sino también sobre el balance de la materia orgánica, lo cual afecta la eficiencia del uso del agua, la estructura y la fertilidad del suelo. Cuando se privilegian secuencias de cultivos de alto margen económico en esquemas de corto plazo, generalmente se desarrollan sistemas productivos simplificados de mayor inestabilidad tanto productiva como ambiental, tal como viene ocurriendo en las regiones agrícolas de nuestro país.

La inclusión de los cultivos de cobertura, en sistemas de producción agrícola, aparece como una de las alternativas tecnológicas que mejora notablemente la situación descripta, equilibrando el balance de carbono en el suelo y aportando una mejora significativa a las propiedades físicas y la fertilidad del suelo. Estos cultivos se instalan entre dos cultivos de cosecha con el objetivo de mantener cobertura e incorporar carbono al suelo, evitar la pérdida de nutrientes móviles y mejorar la eficiencia del uso del agua.

Las especies más utilizadas en la región pampeana son los cereales de invierno (trigo, avena y centeno), raigras, triticale y leguminosas tales como Vicia sativa, Vicia villosa y tréboles. En el norte del país se emplean varias especies de Crotalaria, Vigna, lupinos y trébol blanco, con resultados muy promisorios.

Los cultivos de cobertura, cuando se utilizan durante varios años, promueven un flujo continuo de carbono al suelo tanto superficial por medio de la biomasa aérea, como subsuperficial a través del aporte de las raíces. Esta situación determina el incremento del contenido de materia orgánica de los suelos cuando se comparan con sistemas que no incluyen cultivos de cobertura. Otras de las ventajas de su utilización se relaciona con la posibilidad de disminuir la pérdida de nutrientes móviles, tales como nitratos y sulfatos, que ocurre principalmente en los otoños lluviosos. La presencia de un cultivo creciendo en esta época permite la captura del nitrógeno mineral residual, que de otra manera se perdería por lixiviación profunda, situación que reviste particular importancia en los suelos de texturas sueltas.

Mejor uso del agua

Asimismo, los cultivos de cobertura permiten mantener elevadas tasas de infiltración del agua de lluvia debido al incremento de la cobertura del suelo y de la macroporosidad, por descomposición de las raíces que generan un sistema de canales o galerías. La mayor cobertura de biomasa disponible disminuye la amplitud térmica del suelo superficial, que se traduce en menos pérdida de agua por evaporación. Esto genera una mejora en la eficiencia del uso del agua, que puede aumentar la disponibilidad para el cultivo agrícola siguiente. Para ello habrá que prestar atención al momento de secado del cultivo de cobertura que, sin duda, no deberá ir más allá de la floración si se trata de una leguminosa, y de la encañazón en el caso de las gramíneas, ya que a partir de estos momentos se incrementa significativamente el consumo de agua.

Otros beneficios adicionales de los cultivos de cobertura lo constituyen la fijación biológica de nitrógeno cuando se emplean especies leguminosas, que permitirá efectuar un ahorro en uno de los insumos más caros y estratégicos del ciclo productivo y también mantener a pleno la actividad biológica del suelo por intermedio del sistema radical, lo cual mejorará la estructura, porosidad y procesos relacionados con la fertilidad edáfica.

En síntesis, los cultivos de cobertura permiten incrementar la biodiversidad del sistema productivo, mediante la inclusión de nuevas especies, como forma de contrarrestar la simplificación del sistema productivo originado en la realidad incontrastable de los precios del mercado. De todas maneras, debemos ser conscientes de que la inclusión de los cultivos de cobertura, si bien mejora sustancialmente la situación actual con predominio del monocultivo, de ninguna manera reemplaza las bondades de una buena rotación con especies de gramíneas, imprescindible para una agricultura sustentable desde el punto de vista productivo y ambiental.

Por Roberto R. Casas
Fuente LA NACION

El autor es director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del INTA


Experiencias / La construcción de conocimiento a campo como herramienta de crecimiento

Agricultura de altos rendimientos

A partir de una exhaustiva planificación y de una serie de ensayos técnicos, los grupos CREA del Oeste Arenoso logran resultados superiores en la secuencia trigo-soja, pieza clave en la rotación de cultivos
En varios grupos CREA de la zona Oeste Arenoso, la secuencia trigo-soja es una pieza clave en la rotación. El desafío de los productores es lograr altos rendimientos en ambos cultivos de manera sustentable (por ejemplo, 6000 kg/ha de trigo y 3000 de soja), para lo cual hay que realizar una minuciosa planificación.

El tema fue planteado por el consultor Jorge Mercau en una reciente reunión organizada por el CREA América, Don Mario y DZD Agro. Mercau es integrante de la cátedra de Cerealicultura de la facultad de Agronomía de la UBA y del Area de Tecnología de Aacrea, y se desempeña como responsable técnico de los trabajos desarrollados en los centros de alta tecnología, junto con los asesores de la zona Oeste Arenoso. En estos 10 centros se estudia el comportamiento de los distintos cultivos ante usos importantes de insumos y se procura dar respuestas a la necesidad de ajuste de tecnologías cuando se apunta a altos niveles de producción.

"Para obtener altos rendimientos en trigo y un buen escenario para la soja siguiente, el primer paso es considerar la estructura del cultivo y ver cuándo se desarrolla el período crítico de floración", afirmó Mercau. Según comenta, el período más crítico para la definición del rendimiento en trigo abarca los 20 días anteriores y los 10 días posteriores a la antesis desde hoja bandera completamente desplegada hasta cuajado de granos aproximadamente.

Desde su punto de vista, una limitación del crecimiento en ese período o un acortamiento de la etapa por altas temperaturas reduce fuertemente el número de granos, principal responsable de la variabilidad del rendimiento.

"Hemos comprobado la conveniencia de adelantar unos días el período crítico de floración, pasando de fines de octubre-principios de noviembre, que era la situación clásica, al 20-25 de octubre. Con este manejo se adelanta la cosecha y se puede sembrar antes la soja o, por lo menos, se genera una mayor disponibilidad inicial de humedad para la oleaginosa posterior", dijo Mercau.

La anticipación de la floración de trigo al 20 de octubre no reduce los rendimientos, excepto en años muy secos, a la salida del invierno. Para alcanzar la floración en la fecha citada, Mercau aconseja utilizar variedades de ciclo intermedio-largo, sembradas a fines de mayo-principios de junio, o cultivares intermedios-cortos, sembrados del 15 al 30 de junio. Entre las variedades de ciclo intermedio-largo, las más usadas son Baguette 10 y Escorpión, y entre los de ciclo intermedio-corto predominan Cronox y Baguette Premium 13. El segundo factor importante para la obtención de altos rendimientos es la correcta nutrición. Dijo Mercau: "Para decidir la fertilización, nos apoyamos en curvas locales de rendimiento en función del nitrógeno disponible y por el modelo de simulación triguero".

"Manejamos un nivel de 130-150 kilos de nitrógeno disponible por hectárea a la siembra, entre lo ofrecido por el suelo y lo que se agrega por fertilización", precisó.

En lotes que se planifican para obtener altos rendimientos de trigo y soja, también se reconoce la importancia de la fertilización fosfatada. "Obtuvimos respuesta a la aplicación de 60 kilos de fosfato monoamónico en lotes con contenidos tan altos como 17 partes por millón; hubo una respuesta de 600 kilos de trigo contra el testigo no fertilizado", cuantificó Mercau.

Ensayos

En la zona también ensayaron la aplicación de azufre. Este fertilizante, aplicado a la siembra del trigo, no mostró efecto sobre cereales, pero sí aumentó la producción de la soja de segunda en alrededor de 300 kg/ha en los lotes bien provistos de nitrógeno y de fósforo. Finalmente, Mercau destacó la necesidad de controlar las enfermedades fúngicas del trigo. La estrategia de control de enfermedades foliares apunta a mantener sanas las hojas durante el período crítico aplicando los fungicidas cerca del momento en que despliega la hoja bandera.

El retraso de esa aplicación puede generar una pérdida en la respuesta al fungicida. Asimismo, es posible que reforzar la protección luego de una aplicación inicial genere una respuesta adicional. "Hoy, prácticamente nadie discute la conveniencia económica de la protección contra roya o mancha amarilla cuando ambas enfermedades están presentes en las plantas", expresó.

"También hay consenso en que, a partir de la hoja bandera expandida, por sobre un umbral determinado, no conviene demorar las aplicaciones. Con una incidencia de roya superior al 10% en las hojas superiores, incluida la bandera, conviene aplicar una mezcla de triazol y estrobirulina, que controla la situación en esa etapa de desarrollo y tiene un poder residual que asegura una muy buena respuesta productiva", aconsejó.

Una pregunta frecuente que se hacen los productores de trigo es hasta cuándo seguir protegiendo el cultivo de los ataques fúngicos. "Si aparece roya en espigazón sería conveniente controlarla", respondió Mercau, para quien en esa etapa se pueden emplear exclusivamente los triazoles, sin estrobirulina, para reducir el costo al no necesitarse tanta residualidad. ¿Luego conviene seguir protegiendo? "Resultados obtenidos en la Facultad de Agronomía de la UBA muestran la conveniencia de proteger las hojas verdes durante la primera parte del llenado de granos de cultivos de alto rendimiento", aclaró el expositor. "En el caso de materiales susceptibles a roya, conviene proteger con triazoles hasta el cuajado de granos y grano lechoso, y no sólo hasta floración, como se indicaba antes", agregó.

Con respecto a mancha amarilla, si en el estado Zadocks 39 hay más de 20% de incidencia, la enfermedad se debe controlar. En tratamientos tardíos también se puede descartar la estrobirulina, para no mantener demasiado tiempo las hojas verdes en el grano en estado pastoso, lo que puede demorar la cosecha. El manejo descripto ha permitido alcanzar rendimientos promedio del trigo del orden de los 4500 kg/ha en campos de los CREA América, Intendente Alvear y General Pico, con extremos de 6000 kg/hectárea.

Intersiembra

En la misma reunión, Ignacio Lamattina, asesor del CREA América, contó que están intensificando el sistema de producción buscando mayor productividad. "Hoy nos parece muy conveniente complicarse la vida intersembrando dos cultivos en un mismo lote con un maíz de US$ 120/t, pero hace dos años, cuando valía US$ 70/t, era inviable en campos alquilados", indicó el técnico.

"A partir de esa circunstancia empezamos a imaginar de qué manera se podrían superponer dos cultivos aceptando una merma de rinde", agregó. "En el CREA América llevamos dos años de experiencia de intersiembra trigo-soja. A partir de ensayos, determinamos que los cultivos tradicionales de trigo nos daban 50 q/ha. En la intersiembra obtuvimos 41. La soja de segunda daba 28 q/ha, contra una intersiembra de 34 q/ha. No obstante, el mayor rinde de la oleaginosa no llegó a compensar económicamente la merma de trigo", comparó Lamattina.

A pesar de estos resultados, esta tecnología podría resultar ventajosa para reemplazar la "cola" de las siembras de soja de segunda, en las que se obtienen mucho menos que 28 q/ha. También puede resultar conveniente ante situaciones en que está muy comprometida la capacidad operativa de siembra de soja de segunda.

"Si estamos seguros de que se va a terminar de cosechar el trigo antes del 15 de diciembre, probablemente no convenga complicarse la vida con la intersiembra. Pero si hay que implantar soja de segunda en un campo alquilado grande y que queda lejos, probablemente nos evitemos una complicación sembrando la soja antes de la cosecha de trigo", distinguió Lamattina.

En el CREA América se implantaron casi 2000 ha con la tecnología de la intersiembra en 2006, con la sembradora de granos finos. "No hay que modificar la máquina. Simplemente hay que proyectar dónde van a pisar el tractor y la sembradora, y dejar surcos libres para la soja, con una estructura simétrica", explicó el asesor. En el CREA también probaron la intersiembra de dos cultivos estivales (como maíz y soja) que por más que rindan menos que los cultivos puros, aumentarían la productividad global al hacer un mejor uso del agua. Es una tecnología más compleja que la intersiembra trigo-soja y los ensayos están en etapas exploratorias desde los puntos de vista agronómico y económico.

El caso de la soja

Obdulio San Martín, gerente de ventas de Don Mario, y el consultor Gustavo Duarte, de DZD Agro, consideraron los factores determinantes a la hora de proyectar altos rindes de soja:

  • Calidad de ambiente (textura del suelo, capacidad de retención de agua y variabilidad). Estas propiedades pueden determinar que se opte por una estrategia de alta intensificación u otra de cultivo defensivo, según la productividad potencial del ambiente.

  • Estructura del cultivo. La fecha de siembra determina una caída de rendimiento de 25 kg por día y por ha por día de atraso, a partir del 1º de octubre. El distanciamiento entre hileras y la densidad de siembra son otros factores destacados en la estructura del cultivo. En muchos potreros de la zona, sobre todo en siembras tardías de soja de segunda, el acercamiento entre hileras manteniendo la densidad de plantas aumenta el rendimiento entre 5 y 10%, por un incremento del número de granos producidos por metro cuadrado.

  • Nutrientes y agua. La soja es el cultivo que tiene mayor capacidad de extracción de nutrientes, sobre todo de nitrógeno. Frente a ello, la primera recomendación es lograr una buena nodulación, que puede aportar hasta 500 kilos por hectárea.

  • El fósforo es un nutriente que presenta deficiencias en muchos campos y comienza a dar respuesta a la fertilización desplazada y por debajo de la línea de siembra. La aplicación de azufre puede aumentar los rindes de la soja de segunda, aún cuando se aplique durante la siembra de trigo.

  • Control de enfermedades de fin de ciclo. Las afecciones en estas etapas se llevan parte del área foliar fotosintéticamente activa y reducen el rendimiento. La magnitud de las respuestas a la aplicación de fungicidas va de 0 a 400 kg/ha en la zona del CREA América, muy consistentes sobre todo cuando se trata de soja de segunda.


    Todos estos factores, junto con una buena cosecha, son los responsables de altos rendimientos. El gran desafío por alcanzar es achicar la brecha entre el rendimiento potencial y el alcanzado.


Investigación
Estudian hongos que favorecen el desarrollo de pasturas

Un grupo de científicos argentinos analiza la fructífera sociedad natural entre hongos y especies forrajeras

La autora pertenece al Centro de Divulgación Científica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Investigadores argentinos hallaron en territorio nacional hongos que conviven con algunos pastos nativos y los protegen de ciertas plagas y enfermedades, además de permitirles crecer más, brindarle mayor resistencia a la sequía, incrementar la capacidad de rebrote y de no producir intoxicaciones a los animales que se alimentan de ellos. Muchos, también, presentan características que permiten su utilización como forrajeras, luego de una adecuada selección.

En otros casos, los científicos buscan introducirlos en pasturas que ya son comercializadas, a pedido de firmas extranjeras. "Estamos haciendo convenios con empresas que comercializan determinadas gramíneas y quieren probar si es posible incorporarles estos hongos o endofitos que mejorarían su rendimiento", precisa el doctor Daniel Cabral, director del laboratorio de Micología y del Instituto Proplame-Pehideb-Conicet, en el Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Mientras en este sendero internacional hay numerosa experimentación por realizar, tranqueras adentro los investigadores ya encontraron ventajosos casos de convivencia entre ciertos hongos y pastos nativos con posibilidades forrajeras como Bromus auleticus que crece en la región pampeana. La asociación entre ambos mostró un mejor poder de germinación de las semillas, mayor propagación vegetativa y resistencia a la defoliación periódica, según un estudio publicado recientemente por Cabral y Leopoldo Iannone.

Estos hongos que viven en simbiosis con las plantas se denominan endofitos fúngicos. Mientras ellos le otorgan numerosas ventajas a la planta, ésta aporta nutrientes, como los hidratos de carbono, que no pueden ser producidos por el hongo. Esta mutua colaboración lleva a una fructífera sociedad natural, denominada mutualismo. "Con estos endofitos las plantas crecen más, muestran más resistencia a la sequía y a los insectos e incrementan la producción de semillas, su germinación y capacidad de rebrote", enumera el biólogo Cabral, profesor de la UBA e investigador del Conicet.

Relatado así parece el sueño de todo productor que desea alimentar a su ganado, pero la historia empezó al revés. Al principio estos microorganismos se presentaron en sociedad como una verdadera pesadilla. "Los endofitos de los pastos, o las consecuencias de su presencia en las plantas, son conocidas desde la antigüedad. La primera referencia escrita se encuentra en la Biblia, donde se señala que las semillas de cizaña son tóxicas para los animales y el hombre", historian Cabral, Iannone y María Victoria Novas, todos integrantes del mismo laboratorio.

Pasaron cientos de años hasta identificar que estos seres minúsculos eran los responsables del malestar. "Estos hongos -describe Cabral- producen alcaloides que si bien protegen a la planta son tóxicos para el ganado. Provocan trastornos conocidos como «festucosis» o «pie de festuca», un síndrome que en los animales disminuye el apetito, la fertilidad y producción de leche; genera abortos, gangrenas e incluso puede llevar a la muerte cuando se alimentan de Festuca arundinacea o festuca alta."

Otra afección es la que provoca esta simbiosis en Lolium perenne denominada "temblequeo del lolium", y caracterizada por temblores y dificultad de movimiento. A medida que los científicos de todo el mundo detuvieron su mirada en estos hongos que conviven en los pastos utilizados mayormente como forrajes, descubrieron en primer lugar sus defectos, pero luego detectaron sus virtudes. "Las investigaciones internacionales sobre los beneficios que los endofitos producen en las plantas comienzan aproximadamente en 1982. En la Argentina comenzamos a estudiar este tema en 1986. Tras un relevamiento en todo el país, se registraron 33 especies de gramíneas colonizadas con endofitos", relata. "Detectamos que la presencia del endofito aumenta el crecimiento, la germinación y la resistencia a la defoliación, entre otros beneficios."

Cecilia Draghi
Fuente LA NACION


 

Archivo notas anteriores de Gestión Técnica

Archivo Notas Anteriores

Leer notas anteriores, haga click aquí
  Envíe esta información  a un amigo

Imprima esta nota

 

Panel de Control - haga click en cada uno de los links

   Actualidad: [el tema] [últimas noticias] [mercados] [gestión empresaria] ] [gestión técnica]
  Agricultura: [trigo] [maíz] [soja] [girasol] [otros cultivos]     Ganadería: [bovinos] [porcinos] [otros ganados]
   Alternativos: [apicultura] [avicultura] [fruticultura] [horticultura] [otros alternativos]   Clasificados: [inmobiliario]
  Región: [Rosario] [Bolivia]   Eventos: [agenda] [actualidad empresaria]

El logotipo y la marca a-campo.com están registrados - Copyright 2000 - Todos los derechos reservados - Ver términos del servicio