Girasol

Control integrado de la podredumbre húmeda

Fuente: INTA - Edición: Cálamo, contenidos para internet

La Podredumbre Húmeda del Capítulo (Podredumbre) es una de las enfermedades más importantes del cultivo de girasol. Se presenta prácticamente en todas las zonas productivas del girasol del país, provocando mayores pérdidas en la zona sudeste y sur de la provincia de Buenos Aires.

Una característica que hace más dramática a esta enfermedad es que las condiciones que favorecen su instalación y desarrollo en los cultivos de girasol son similares a aquellas condiciones que favorecen altos rendimientos del cultivo. Ello determina que se pase en pocos días de la esperanza de altos rendimientos a la desesperación por la pérdida del cultivo. A esa altura de los acontecimientos, ya son pocas las herramientas disponibles para enfrentar el problema.

Se sabe que la infección del cultivo se produce cuando coinciden períodos de tres o mas días nubosos o frescos y de alta humedad, con la floración de las plantas.

La presencia de la enfermedad se manifiesta por manchas de color té con leche en el receptáculo. Estas manchas son muy blandas, de unos 3 a 7 cm de diámetro y en ellas un dedo puede introducirse fácilmente. Si la enfermedad avanza, la podredumbre puede abarcar todo el capítulo y provocar su caída, dejando en la parte superior del tallo, sólo fibras aisladas en forma de escoba.

En estados avanzados de la podredumbre y a medida que el hongo va degradando los tejidos del vegetal, el micelio se va concentrando en determinados puntos y formando los esclerotos, que son los cuerpos que el hongo produce para su perpetuación. Estos al principio son blancos, luego grises y finalmente negros con tamaños similares a un fruto de girasol o más grandes.

La Podredumbre produce pérdidas directas sobre el rendimiento y sobre la calidad del producto de cosecha. La pérdida de rendimiento se da por pudrición de los tejidos y la caída de granos, como también por la pérdida de calidad. La presencia de esclerotos en el producto cosechado, aumenta la proporción de cuerpos extraños pesados y la acidez del aceite, ambos causantes de importantes descuentos en el precio final del grano entregado.

En los últimos años, las pérdidas debidas a la enfermedad han disminuido considerablemente, debido a que han mejorado los conocimientos sobre el comportamiento de los cultivares y el manejo del cultivo, lo que permite enfrentar mejor el problema. Las principales herramientas que se incluyen en el paquete actual de control integrado de la enfermedad son:


Comportamiento de resistencia en cultivares

Debido a la alta dependencia de las condiciones meteorológicas y su coincidencia o no con el período susceptible del hospedante para el desarrollo de la enfermedad, resulta dificultoso establecer el comportamiento de variedades o híbridos de girasol en condiciones naturales.

Sin embargo, en la Estación Experimental Agropecuaria del Inta de Balcarce se utiliza exitosamente desde hace algunos años un método de reproducción de la enfermedad, basado en la inoculación de plantas de girasol en floración, con esporas del hongo obtenidas en condiciones de laboratorio. Este método detecta diferencias de comportamiento de los cultivares ante la enfermedad. Los resultados obtenidos con este método han sido confrontados bajo condiciones naturales de infección y se demostró que es un buen predictor del comportamiento de los cultivares ante la enfermedad.


Fecha de siembra

La fecha de siembra junto con la elección del cultivar son los dos pilares fundamentales para combatir la enfermedad. Se ha determinado que en la zona sur de la región girasolera, las siembras de octubre tienen menos porcentaje de plantas enfermas que las siembras de fines de noviembre o diciembre. Esto está relacionado con las condiciones ambientales que tendrá el cultivo en floración, ya que un cultivo sembrado en octubre florecerá, independientemente del ciclo del híbrido, a principios de enero, cuando la probabilidad de días nubosos y frescos es baja.


Ciclo del híbrido

La habilidad de un cultivar de girasol de escapar al período más favorable para el desarrollo de la enfermedad por poseer una temprana floración es otra cualidad a tener en cuenta al momento de comprar la semilla. Esto se debe al escape por una floración anticipada a la época más favorable para la infección del hongo, que en la zona de Balcarce se da desde fines de enero en adelante. Por eso, en las siembras de fines de noviembre, los materiales de ciclo más corto, se enferman menos que los cultivares de ciclo intermedio o largo.


Control biológico

En el Inta Balcarce se está probando el uso de microorganismos no patógenos para el control de la enfermedad, principalmente hongos del genero Trichoderma. Asimismo, se estudia la formulación de estos microorganismos de manera de favorecer su efecto biocontrolador, y que además sea una práctica sencilla y económica para el productor. Otro aspecto que se estudia es la forma de aplicación de los biocontroladores. Un avance importante ha sido la comprobación de que la abeja puede ser una eficaz transportadora del formulado hacia los capítulos y que los antagonistas retrasan la infección y reducen el área enferma de los capítulos. Esta tecnología todavía no está disponible aún para su uso comercial.


Uso anticipado de desecantes

La aplicación de desecantes entre 7 y 10 días antes de la madurez fisiológica puede evitar el avance de la enfermedad y evitar la formación de esclerotos, mejorando la acción del producto al tener mayor número de hojas verdes. Cuando no se han tenido en cuenta las anteriores recomendaciones o en ambientes muy predisponentes, la enfermedad puede presentarse. En este caso se aconseja la utilización de desecantes para frenar la pudrición de los capítulos y la formación de esclerotos.

Con relación a lo que ocurriera hace 10 años, la situación ha mejorado considerablemente, disminuyendo el riesgo de caer en situaciones de grandes pérdidas en rendimiento y calidad.

La utilización de materiales de alto potencial de rendimiento y buena resistencia a la enfermedad, junto con la elección de una fecha de siembra temprana y la aplicación anticipada de desecantes para frenar el desarrollo de la enfermedad ha posibilitado un control importante de la podredumbre húmeda del capitulo de girasol. Estas herramientas básicas junto con el uso de biocontroladores posibilitarán mantener la enfermedad controlada, disminuyendo el riesgo de caer en situaciones de grandes pérdidas en el rendimiento y la calidad.

Los resultados de los trabajos de evaluación del comportamiento de cultivares frente a los ataques de Sclerotinia y la selección de nuevos materiales, permiten recomendar para la siembra a girasoles híbridos de mayor seguridad de cosecha, que poseen índices de moderada resistencia a la enfermedad.

  Envíe esta nota a un amigo

Imprima esta nota

Panel de Control - haga click en cada uno de los links

www.a-campo.com -

   Actualidad: [el tema] [últimas noticias] [mercados] [humedad del suelo] [gestión empresaria] ] [gestión técnica]
 Agricultura: [trigo] [maíz] [soja[girasol] [otros cultivos]     Ganadería: [bobinos] [porcinos] [otros ganados]
   Alternativos: [apicultura] [avicultura] [fruticultura] [horticultura] [otros alternativos]   Clasificados: [inmobiliario]
  Región: [rosario] [san lorenzo] [v. g. galvez] [arroyo seco] [casilda]    Eventos: [agenda] [teleconferencia] [actualidad empresaria]

El logotipo y la marca a-campo.com están registrados - Copyright 2000 - Todos los derechos reservados - Ver términos del servicio