Girasol

Porcentaje de aceite en girasol: bases para su manejo

Fuente: Inta - Edición: Cálamo, contenidos para Internet

El contenido de aceite del girasol varía entre 39 y 53 %, según el genotipo utilizado y el ambiente donde se desarrolló el cultivo. La base de comercialización actual para el aceite es de 42%. Toda mercadería que supere dicha base recibirá una bonificación de 2% en el precio por cada punto sobre esa base. De la misma forma, aquellas partidas que no lleguen a 42% de aceite, recibirán un descuento del 2% por cada punto por debajo.

Teniendo en cuenta el rango dentro del que fluctúa el porcentaje de aceite en la Argentina (39 a 53), la aplicación de la actual reglamentación determina que haya partidas que sufran descuentos hasta del 6%, mientras las bonificaciones pueden llegar a más del 20 % en el precio final.

La selección de cultivares híbridos de girasol de mayor contenido de aceite ha sido una preocupación constante de las empresas semilleras. El carácter de contenido de aceite es de alta heredabilidad, por lo que los programas de mejoramiento genético han tenido muy buenos resultados en incrementarlo. Actualmente se observa que los híbridos modernos presentan niveles de materia grasa superiores a los cultivares sembrados 20 años atrás. Por otro lado se conoce que, el ambiente en que se desarrolla el cultivo causa oscilaciones del valor del contenido de aceite determinado genéticamente. A partir de esas consideraciones, el objetivo de este trabajo fue:

a) determinar la importancia relativa del genotipo de girasol y del ambiente sobre el contenido de aceite en el grano de girasol.

b) caracterizar a los híbridos de girasol por su porcentaje de aceite.

c) presentar algunos de los resultados recientes que permitan explicar el efecto del ambiente sobre el porcentaje de aceite.

 

Cuantificación de la importancia del ambiente y del genotipo
Con el fin de cuantificar el impacto genético y ambiental se analizó el contenido de aceite de 32 híbridos comerciales de girasol en 23 ensayos pertenecientes a la red de ensayos Buenos Aires Sur y La Pampa (Red del Sur) coordinada por el Inta Balcarce durante las campañas 1998/99 y 1999/00.

Los resultados obtenidos a partir de redes de ensayos oficiales son importantes tanto para los profesionales como para los productores a la hora de tomar decisiones, ya que esta información es confiable e imparcial. En la Red del Sur se evalúan todos los años los híbridos comerciales de girasol recomendados por las empresas semilleras en hasta 14 localidades de diferentes zonas productivas.

Sobre dichos ensayos se evalúa la fenología, altura, comportamiento sanitario, rendimiento y porcentaje de aceite del grano, como también la estabilidad y la adaptabilidad del rendimiento y del porcentaje de aceite. El conocimiento de estas características para cada híbrido permite ayudar al profesional y al productor en la selección del híbrido más acorde para su ambiente y características productivas.

El rango de valores en el cual osciló el porcentaje de aceite en este grupo de ensayos, fue desde 37% al 53%, con un promedio general de 47% para todos los híbridos de girasol y todos los ambientes ensayados. El promedio de todos los híbridos para cada ambiente osciló entre 42% y 50%.

Cuando se realizó el análisis donde se combinaron los 32 híbridos (genotipos) en 23 ambientes, se encontró que el genotipo explicó un 42% de la variación de aceite. El ambiente, por su parte, explicó un 57% de la variación total en el porcentaje de aceite.

Los factores a los que puede adjudicarse esta oscilación, tienen su origen en diferencias en la radiación interceptada, radiación incidente, temperatura, nutrición hídrica y/o mineral, incidencia de enfermedades o plagas foliares ya que los ensayos fueron conducidos bajo diferentes fechas de siembra, localidades y años. Como se sabe, parte de la variación ambiental se puede controlar mediante técnicas de manejo del cultivo.


El factor genético y el clima
El máximo porcentaje de aceite que puede expresar un cultivar se encuentra determinado genéticamente. Sin embargo, para que este porcentaje de aceite potencial se exprese necesita también de un ambiente favorable. Los resultados muestran que las diferencias en el porcentaje de aceite registrado por un mismo cultivar, originadas por causas ambientales, pueden ser superiores a las diferencias que existen entre los valores promedio o potenciales de los materiales genéticos inscriptos actualmente. Es importante destacar que una parte de la variabilidad ambiental (y por ende de su efecto sobre el porcentaje de aceite) puede ser manejada a través de técnicas de cultivo.


Origen del aceite en el girasol
Para explicar el efecto del ambiente sobre el porcentaje de aceite cabe preguntarnos dónde y a partir de qué se forma el aceite de girasol.

El aceite de girasol está formado principalmente por triglicéridos, compuestos constituidos por tres ácidos grasos, ligados a una molécula de glicerol por uniones éster. La síntesis de éstos compuestos se realiza en las células de los frutos, utilizando como sustrato hidratos de carbono. Los frutos del girasol, careciendo de tejido verde, no poseen la capacidad de fotosintetizar.

Los asimilados utilizados para sintetizar los triglicéridos en los frutos provienen por lo tanto de otros órganos (principalmente de hojas y tallos) y son transportados hasta los mismos por el floema, principalmente en forma de sacarosa. Luego de su síntesis, los triglicéridos formados son almacenados en el citoplasma de dichas células, en organelas denominadas oleosomas o cuerpos grasos.

Las principales fuentes de asimilados para la síntesis del aceite son:

  1. La fotosíntesis que se realiza en forma contemporánea al llenado de los frutos.
  2. Los hidratos de carbono de reserva, almacenados principalmente en el tallo, la base de la raíz primaria y el receptáculo.

Estos hidratos de carbono de reserva son provenientes de la fotosíntesis realizada en las etapas anteriores a la floración. Almacenados transitoriamente, estos pueden ser reexportados a los frutos luego de la fecundación.

Entre las dos fuentes de hidratos de carbono para la síntesis de aceite, la fotosíntesis foliar que se produce de manera contemporánea (durante la etapa de llenado) es la que soporta en mayor medida la formación del aceite en cultivos de mediana y elevada producción. Por ello, los cambios en el ambiente durante la etapa de llenado –fundamentalmente aquellos que afectan la fotosíntesis total de la planta, tales como radiación incidente, nutrición hídrica, enfermedades foliares– pueden afectar de manera importante el porcentaje de aceite.

Cabe destacar que estos efectos pueden operar modificando la fotosíntesis a través de cambios en la tasa fotosintética por unidad de superficie de hojas, aumentando el área foliar o disminuyendo el área foliar por planta durante el llenado a través de senescencia y/o pérdida de hojas. Los insectos defoliadores y los daños por granizo podrían también afectar el porcentaje de aceite de esta manera.


Clima, suelo y prácticas de manejo pueden modificar el porcentaje de aceite
La relación entre la radiación solar interceptada durante el período de llenado de los frutos y la acumulación de aceite ha sido recientemente estudiada. Esta hipótesis ha sido verificada por nuestros resultados experimentales en un cultivar híbrido.

Cuando se aplicaron tratamientos luego de la finalización de la floración (sombreos o raleos) con el objetivo de lograr una importante variación en la cantidad de radiación interceptada por el cultivo durante la etapa de llenado de los frutos, el porcentaje de aceite del híbrido fue drásticamente afectado. En tratamientos que interceptaron 72 % de la radiación incidente, el porcentaje de aceite disminuyó 2,3; mientras que en tratamientos con un 256 % de la radiación interceptada por el testigo, se midió un aumento de 5,9 puntos de aceite con respecto al testigo.


Nitrógeno
Una adecuada nutrición nitrogenada es necesaria para permitir una buena cobertura foliar. Sin embrago, cuando la disponibilidad de nitrógeno para el cultivo es elevada (el mismo se encontraría en la "zona de consumo de lujo" de las curvas de respuestas al nitrógeno de crecimiento y rendimiento), un aumento de la concentración proteica, y un menor porcentaje de aceite han sido frecuentemente citados.

Esta situación puede ser frecuente, ya que los requerimientos de nitrógeno del girasol son relativamente bajos en comparación a otros cultivos. Así por ejemplo, cuando se fertilizó un cultivo de girasol en un suelo de Balcarce, cuya oferta natural de nitrógeno era elevada, el porcentaje de proteínas aumentó y el porcentaje de aceite disminuyó. Ni el crecimiento y ni el rendimiento del cultivo fueron incrementados por la fertilización.

Lo antedicho sugiere la necesidad de un buen ajuste de la oferta y la demanda en nitrógeno por el cultivo de girasol, ya que fertilizaciones en demasía pueden ser contraproducentes para la calidad comercial del producto.


Agua
Deficiencias en la alimentación hídrica de las plantas pueden muy probablemente explicar gran parte de las variaciones que se producen en el porcentaje de aceite de frutos cosechados. Déficits hídricos durante la etapa de llenado de los frutos, aún de duración relativamente corta, pueden producir disminuciones en el contenido relativo de aceite. Estos efectos pueden ser atribuidos a disminuciones en la fotosíntesis foliar durante la etapa de síntesis de aceite, pudiendo también provocar que decrezca luego la fotosíntesis total de la planta si las deficiencias hídricas inducen una senescencia anticipada de las hojas.


Temperatura
El porcentaje de aceite de los frutos se encontró positivamente relacionado con la temperatura en varios experimentos realizados a campo, mientras que en experimentos realizados principalmente en condiciones controladas y/o semicontroladas se encontró en general el efecto inverso. La temperatura afecta la duración del período de llenado de frutos, la que disminuye a mayor temperatura, pudiendo afectar la duración de la etapa de síntesis de aceite y ocasionar la expresión de menores porcentajes de aceite. Se debería ser precavido en la interpretación de algunos de los resultados encontrados a campo, ya que variaciones de la temperatura en estas condiciones pueden estar correlacionadas con cambios en otras variables (por ejemplo, de la radiación solar incidente) y estar enmascarando el efecto de las mismas sobre el porcentaje de aceite.


Fecha de siembra
Dos prácticas agronómicas, la fecha de siembra y la densidad de plantas, impactan fuertemente sobre el rendimiento del cultivo de girasol. Ambas pueden además afectar el porcentaje de aceite de los frutos por lo que el ajuste de las mismas es de importancia para maximizar el margen bruto del cultivo, no sólo a través de mejoras en el rendimiento, sino también a través de bonificaciones por la calidad del producto cosechado.

Siembras tardías disminuyen no sólo el rendimiento, sino también el porcentaje de aceite de los frutos. Parte de estas diferencias pueden ser atribuidas a que, en la zona en cuestión,el sur bonaerense, la etapa de síntesis de aceite se produce para cultivos sembrados en fecha tardía en momentos en que la radiación solar incidente diaria comienza a decrecer (fin de febrero, marzo), disminuyendo por lo tanto la radiación interceptada por las plantas.

Además en el ambiente citado, el riesgo de enfermedades foliares aumenta al atrasar la fecha de siembra. El ajuste de la misma parece por lo tanto importante para maximizar el porcentaje de aceite.


La radiación interceptada durante una corta etapa del llenado, determina la mayor parte del porcentaje de aceite.
En tres experimentos realizados en diferentes años se varió la radiación interceptada durante toda la etapa de llenado de los frutos de cultivos de girasol crecidos bajo buenas condiciones hídricas y minerales. La radiación interceptada fue variada a través de la aplicación de sombreos y/o raleos sobre las plantas. A cosecha se determinó el porcentaje de aceite. En dos experimentos se aplicaron durante 7-10 días sombreos que interceptaban el 50 y/o el 80% de la radiación solar que incidía sobre las plantas. A cosecha se determinó el porcentaje de aceite. Considerando los experimentos en conjunto, y gracias a los tratamientos realizados y a la variabilidad de la radiación solar entre años, se obtuvo una gama de variación importante del porcentaje de aceite y de la radiación interceptada durante diferentes momentos de la etapa de llenado. Para aumentar aún más la gama de variación, se consideró en el análisis los resultados obtenidos en un experimento realizado con el mismo cultivar tratamientos durante todo el llenado.

El porcentaje de aceite obtenido en experimentos se relacionó con la radiación interceptada durante cortos períodos de la etapa de llenado para determinar si existía una ventana de tiempo durante la cual la radiación interceptada explicaba en mayor medida el porcentaje de aceite final que en otras. Este análisis mostró que la radiación interceptada durante una ventana de tiempo que comienza 250 ºC día (temperatura base 6 ºC) después de la floración y termina a los 450 ºC día después de la floración explicó una gran parte de la variabilidad encontrada (R2= 0,79) en el porcentaje de aceite de los distintos tratamientos.

Estos resultados muestran que es fundamental maximizar la radiación interceptada durante esta corta etapa para poder maximizar el porcentaje de aceite.

Aplicando los valores mencionados a nuestra zona, podemos decir que unos 21 días después de principios de floración, comienza una etapa de 15 a 18 días, durante la cual, si el cultivo puede captar una alta radiación (alta luminosidad), producirá mucho aceite. Si por el contrario, durante ese período se produce una baja de la radiación normal por nubosidad excesiva, se verá afectada la acumulación del aceite.

La duración de la etapa de principios de floración al inicio de ese período crítico, como también la duración misma del período, serán más cortas con altas temperaturas o más prolongadas con temperaturas bajas.


Manejo del cultivo para maximizar el porcentaje de aceite
Los resultados muestran que en condiciones en que la nutrición hídrica y mineral son favorables, el porcentaje de aceite depende principalmente de la radiación que el cultivo intercepta durante un corto período de la etapa de llenado.

Mantener una cobertura foliar para asegurar un elevado nivel de intercepción durante este corto período en el que se determina el porcentaje de aceite, es un objetivo fundamental si se desea maximizar el mismo. La duración del área foliar durante el llenado depende de variables tales como aporte de nitrógeno, el nivel de radiación incidente y la presencia de enfermedades foliares (factor que parece limitar la duración de vida de las hojas en el SE de la provincia de Buenos Aires).

Prácticas de manejo como la elección de la fecha de siembra y eventuales aportes de riego y fertilización son por lo tanto herramientas a tener en cuenta para maximizar la duración de la superficie foliar tendiente a obtener buenos porcentaje de aceite. La utilización de cultivares resistentes y/o tolerantes a enfermedades foliares (que depende de la elección del genotipo a sembrar) y un adecuado control de insectos defoliadores durante el llenado pueden también colaborar para lograr este objetivo.

Algunas prácticas agronómicas parecen cumplir un rol importante en la determinación del porcentaje de aceite en el sistema de cultivo del girasol que se realiza actualmente en la República Argentina: la elección del genotipo a sembrar y la fecha de siembra son los más importantes.


Síntesis

  1. En el momento de la compra de la semilla se determina el porcentaje de aceite potencial que puede obtenerse a la cosecha. En la elección de dichos híbridos es importante basarse en los datos y resultados que se obtienen a partir de redes oficiales de ensayos. Es importante recalcar que un buen híbrido también debe poseer un alto rendimiento potencial, un ciclo adaptado a la zona de producción y un buen comportamiento sanitario.
  2. La fecha de siembra influirá en el momento en que se produzca etapa de llenado de los granos. Las siembras tempranas permiten obtener generalmente porcentajes de aceite superiores en el híbrido utilizado. Esto es debido a la frecuente coincidencia de mejores condiciones para la fotosíntesis del cultivo durante la etapa de síntesis del aceite atribuibles principalmente a una mayor radiación incidente. También, en nuestra zona permite adelantarse a la época más favorable a enfermedades foliares y del capítulo.


notas anteriores
Control integrado de la Podredumbre Húmeda
Leer, click aquí...
  Envíe esta nota a un amigo

Imprima esta nota

Panel de Control - haga click en cada uno de los links

www.a-campo.com -

   Actualidad: [el tema] [últimas noticias] [mercados] [humedad del suelo] [gestión empresaria] ] [gestión técnica]
 Agricultura: [trigo] [maíz] [soja[girasol] [otros cultivos]     Ganadería: [bobinos] [porcinos] [otros ganados]
   Alternativos: [apicultura] [avicultura] [fruticultura] [horticultura] [otros alternativos]   Clasificados: [inmobiliario]
  Región: [rosario] [san lorenzo] [v. g. galvez] [arroyo seco] [casilda]    Eventos: [agenda] [teleconferencia] [actualidad empresaria]

El logotipo y la marca a-campo.com están registrados - Copyright 2000 - Todos los derechos reservados - Ver términos del servicio