Otros cultivos

Los cultivos forrajeros y la eficiencia de la fertilización

Fuente: Ings. Agrs. Luis Romero y Oscar Bruno

Los sistemas de producción de leche o carne del país son de producción continua a través del año, por lo que la época crítica de oferta forrajera es el período otoño-invierno. Los principales factores que influyen sobre dicho período son: la disminución de la temperatura, el fotoperíodo y la irregularidad de las condiciones de humedad edáfica.

Las curvas de producción de las especies que conforman las pasturas semipermanentes (base alfalfa) tienen una marcada disminución en las tasas de crecimiento diario a partir de fines del verano: 20 kg MS/ha/día para el otoño-invierno versus 70 kg MS/ha/día en la primavera o el verano.


¿Cuáles son las posibilidades de aumentar esta producción?


En general se puede decir que las herramientas tecnológicas factibles de implementar pueden incluir alguno de los siguientes temas:

  • elección de mezclas o cultivares que tengan mayor producción invernal.
  • manejo de las pasturas durante el otoño
  • diferimiento del crecimiento
  • cultivos anuales
  • fertilización estratégica


Fertilización
Esta última es una práctica muy utilizada a nivel mundial para mejorar la producción de cultivos anuales y perennes utilizando principalmente fertilizantes nitrogenados y que en nuestro país se ha comenzado a adoptar en los sistemas ganaderos.

La utilización del nitrógeno debe ser considerada además como una herramienta de manejo para modificar la distribución de forraje a lo largo del año. Mediante el fraccionamiento de la dosis se puede lograr una distribución más homogénea de la producción de materia seca, prolongar los períodos de crecimiento o promover un crecimiento más temprano consiguiendo de esta manera pastoreos anticipados.


Factores que afectan la respuesta


Los factores que afectan la respuesta al agregado de nitrógeno son:

  • la fertilidad y tipo de suelo
  • la especie
  • el estado fisiológico de la planta
  • la dosis aplicada y su fraccionamiento
  • la frecuencia de utilización
  • las condiciones climáticas

La oferta de nitrógeno (N) disponible es el principal factor que afecta el rendimiento de las pasturas.

Las fuentes de suministro de este nutriente son: el suelo, la excreta de los animales, los residuos en descomposición de las leguminosas y los fertilizantes.

En ensayos a campo la respuesta a la aplicación de fertilizantes nitrogenados fue muy baja (del orden de los 5 a 8 kg MS/kg N aplicado). Otros autores hallaron respuestas promedio de 15 kg MS/kg N aplicado para fertilizaciones de 0 a 400 kgN/ha y de 14,5 kg MS/kgN para iguales dosis de fertilizante pero bajo corte, siendo la respuesta bajo pastoreo de 4,5 kg MS/kgN.

La decisión de implementar o no este manejo depende principalmente del costo.

En general, y para la mayoría de las situaciones la respuesta a la fertilización nitrogenada es menor en el otoño que en la primavera.


Experiencias en Santa Fe

Trabajos realizados en el área de la cuenca lechera de Santa Fe han obtenido eficiencias de uso del nitrógeno en verdeos de invierno (raygras anual, avena o cebadilla criolla) del orden de 4 a 21 kg de materia seca por kg de nitrógeno agregado.

Cuando se usó raygras anual fertilizado con una dosis única se obtuvieron producciones en el primer aprovechamiento del orden de los 1000 kg de MS/ha en el testigo y de 1500 kg para una dosis de 100 kg de nitrógeno/ha. En avena, los valores obtenidos han variado entre los 9,5 kg de MS/kg de N (1750 y 2750 kg de MS/ha para el testigo y 100 kg de N/ha, respectivamente), y los 21 kg de MS/kg de N (2000 kg el testigo y 3100 para una dosis de 50 kg de N/ha en dos pastoreos).


Nitrógeno y materia seca

Es importante destacar que la fertilización nitrogenada provoca una disminución del porcentaje de materia seca (15% testigo, 10% el lote fertilizado) además de un aumento del contenido de proteína bruta y una disminución en el de carbohidratos solubles, sobre todo en el primer pastoreo. Esto se debe tener muy en cuenta para equilibrar bien las dietas y disminuir los problemas de baja ganancia de peso y producción de leche que se suelen producir en el otoño-invierno, los cuales se verían más agravados con un verdeo fertilizado.

En avena fertilizada con distintas dosis de N se observó que el efecto de la se manifestó en el contenido de PB del primer pastoreo. Otro efecto se detectó sobre el contenido de CTNE, el cual disminuyó con la dosis de N aplicado, siendo más importante en el primer pastoreo.


Ser eficientes

Cuando se va a fertilizar es importante prestar mucha atención a la eficiencia de uso del fertilizante, que va a depender de los factores antes mencionados, los que van a influir sobre el costo de aplicación y sobre el retorno económico.

Los estudios realizados muestran que, bajo las actuales condiciones de precio del producto obtenido, para que sea económicamente viable fertilizar los verdeos de invierno se deben obtener una respuesta superior a los 10 kg de MS por cada kg de N aplicado.

notas anteriores
A la hora de sembrar para el silo
 Leer, click aquí...
¿La alfalfa tiene acidez?
Leer, click aquí...
  Envíe esta nota a un amigo

Imprima esta nota

Panel de Control - haga click en cada uno de los links

www.a-campo.com -

   Actualidad: [el tema] [últimas noticias] [mercados] [humedad del suelo] [gestión empresaria] ] [gestión técnica]
 Agricultura: [trigo] [maíz] [soja[girasol] [otros cultivos]     Ganadería: [bobinos] [porcinos] [otros ganados]
   Alternativos: [apicultura] [avicultura] [fruticultura] [horticultura] [otros alternativos]   Clasificados: [inmobiliario]
  Región: [rosario] [san lorenzo] [v. g. galvez] [arroyo seco] [casilda]    Eventos: [agenda] [teleconferencia] [actualidad empresaria]

El logotipo y la marca a-campo.com están registrados - Copyright 2000 - Todos los derechos reservados - Ver términos del servicio